Este sitio Web utiliza cookies, propias y de terceros con la finalidad de obtener información estadística en base a los datos de navegación de los visitantes. Si continúas navegando, se entiende que aceptas su uso y en caso de no aceptar su instalación deberás visitar el apartado de POLÍTICA DE COOKIES, donde encontrarás la forma de eliminarlas o rechazarlas.

ACCESO PARA PODER REALIZAR
''APORTACIONES''

He olvidado la contraseña  •  Regístrate

Cerrar
PLAZA IREKIA

PLAZA IREKIA

APORTACIÓN

COMPARTIR  COMPARTIR

  •   Autor: Mikel Olalde Leoz

Antes de nada, agradezco al ayuntamiento esta posibilidad de dar nuestra opinión, cosa que sucede en contadas ocasiones, a la hora de tomar decisiones. Espero que las aportaciones no caigan en saco roto.

Estoy muy disgustado con el enorme impacto que está sufriendo la ciudad a raíz del boom turístico de estos últimos 3 años. Como Donostiarra, durante el verano me siento desplazado en mi propia ciudad por la vorágine de turistas, y lo que más me preocupa es que veo al ayuntamiento con la firme intención de que esto siga para arriba. No dejan de abrirse nuevos hoteles, y se sigue promocionando el turismo.

No estoy en contra de que haya turismo, estoy en contra de la masificación del mismo, que hace perder la identidad de la ciudad, y da la sensación de que la idea es vender la ciudad al mejor postor.

Tendríamos que hablar también del impacto que tiene sobre el precio del alquiler para las personas que viven en Donostia. El boom turístico hace vascular la oferta hacia el alquiler turístico, que es mucho más lucrativo. De tal manera que se reduce la oferta de alquiler permanente, incrementándose el precio de los mismos.

Se habla mucho del beneficio económico que supone para la ciudad. ¿Porqué no se habla que la oferta de empleo que genera el turismo es de mala calidad? Bajos sueldos, y trabajo sujeto a la temporalidad del propio turismo.
No me cabe la menor dudad de que las compras de los turistas supondrán buena parte de los beneficios de los vendedores donostiarras a lo largo del año. Pero viendo que el comercio de nuestra ciudad está virando cada vez más hacia tiendas de grandes multinacionales (escandalosa la nueva tienda de productos de belleza de la avenida, por cierto, fortaleciendo la cosificación de la mujer), y que los dueños de estas no son muy proclives a cumplir con sus obligaciones fiscales en sus respectivos países, no estoy seguro de realmente qué parte de esos gastos turísticos se queda en Donostia.

Por tanto, para poder volver a disfrutar de mi ciudad como lo he hecho durante toda mi vida, SÍ, ME PARECE IMPRESCINDIBLE IMPLANTAR UNA TASA TURÍSTICA. Esto con 2 fines: disminuir el volumen turístico y garantizar que aquellos que vengan dejen una cantidad de dinero que va directamente al ayuntamiento (en beneficio de todos los Donostiarras).

Ah, y otra cosa: control sobre el tráfico rodado dentro de la ciudad ya. Y eso no pasa por hacer un metro faraónico. Apuesten por parkings disuasorios con unos precios y unas conexiones lo suficientemente buenas como para que nuestros visitantes se lo piensen dos veces antes de meter su coche en la ciudad.

Saludos y buenas tardes.